Camas sin cabecero muy nórdicas: Consultas Deco

83e6f7ab1c2093926570fda78f6574ad

¿Qué sucede cuándo te cansas del cabecero de tu cama? Está claro, o lo cambias…o prescindes de él.  Esta última opción no está muy extendida por aquí, pero si buscas inspiración de dormitorios nórdicos, verás que allí sí es una práctica muy común.  ¿Que no nos gusta el cabecero?  Pues lo quitamos.  Sin complicaciones.

Y, oye, los resultados son bonitos.  También es verdad que yo le encuentro alguna desventaja que hace que la idea no me entusiasme.  Y no tiene nada que ver con la estética del asunto, que es lo que más le preocupaba a la persona que hizo la consulta.  La cosa va más bien por el lado funcional de las camas sin cabecero.

Pero vamos a ver primero sus ventajas, que también las tienen:

Camas sin cabecero

La ventaja fundamental es que no vas a encontrar un cabecero más low cost.  Inversión cero en el cabecero de la cama.  Este pasado Verano yo invertí 17 € exactos en decorar de manera provisional una habitación de mi casa de Verano, por supuesto, sin cabecero.

mi cama sin cabecero

La segunda ventaja es que las camas sin cabecero facilitan mucho poder variar la decoración del dormitorio en general y de la propia cama en particular.  Exagerado un poco, podríamos decir que puedes crear un dormitorio nuevo cuantas veces quieras.  Y eso está muy bien.

Por otro lado, la parte negativa es que su falta hará que la pared trasera de tu cama se ensucie con mucha más facilidad con el roce de las almohadas.  Y ten en cuenta también que puede resultar algo extraño dormir en camas sin cabecero.  Aunque todo es acostumbrarse.

Prescindir del cabecero en tu cama va a hacer que el dormitorio gane en sensación de amplitud.  Aunque en ocasiones la percepción es de un espacio demasiado vacío, como sucede en el caso de la persona que me planteó esta duda.

Llenando espacio

Fíjate en las imágenes que vienen a continuación.  Verás que en muchos casos se utiliza una lámpara colgante en lugar de una de mesita de noche.  Se trata de aportar una línea vertical que “rellene” esa sensación de espacio demasiado vacío.  Como has visto más arriba, en mi casa yo coloqué un columpio a modo de mesilla para conseguir el mismo efecto.  Puedes utilizar también una escalera, una planta alta, un espejo de pié…

Coloca también láminas o cuadros, es la forma más sencilla de llenar una pared vacía.  Y por supuesto, añade cojines de diferentes tamaños y texturas

Además de todo esto, puedes conseguir evitar esa sensación de vacío pintanto la pared de un color diferente, empapelándola, con ladrillo visto…

Aquí te dejo unas imágenes que te pueden servir de inspiración:

Si te gustan las camas sin cabecero, ¡a por ello!.  Lo mejor de todo, es que en el caso de que te arrepientas, no tienes más que buscar uno bonito y que encaje con tu estilo. Adiós problema.

¡Feliz semana!

 

Deja tu comentario

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR