Decoramos con una Pared de Pizarra para Jugar

Tips para decidirte –o no- a pintar una pared de pizarra en casa, con sus tizas y sus borradores, para ser jugada, dibujada y emborronada.  No confundir con pared negra, no es lo mismo.

Tita C. se está planteando convertir una pared de su casa en una pizarra para su particular Capitán Tapón.  Así que además de negarme a referirme al niño con el tan manido “pequeño artista” e incluso a hacer un listado de pros y contras, voy directa y sin frenos a buscar la mejor manera de llevar el proyecto a buen fin.  Porque su Capitán Tapón va a tener una gran pizarra, y va a dibujar y manchar.  Y también a divertirse,  como debe ser.

Una Pared de Pizarra para Jugar

Pared de Pizarra en dormitorio infantil

Imagen: Homeadore

No descubro nada nuevo cuando digo que si no estás convencida de pintar una pared entera de pizarra, es mejor que pruebes antes con las versiones más light.  Aunque tal vez ya hayas descubierto (con horror) que a tu hijo le gusta pintar en la pared, pudiera ser que el Mundo Tiza no sea lo suyo.  Algún caso se ha dado por ahí y lo sabes.

Antes de liarte el rodillo a la cabeza ten en cuenta el ¿Dónde?

Es habitual ver cuartos de juegos o habitaciones infantiles con una pared de pizarra, pero ¿es realmente el sitio ideal para ti? Que sea bonito no significa siempre que sea práctico.  En un cuarto de juegos o en la habitación el niño estará posiblemente entretenido, pero tal vez quiera estar contigo o tú con él.  ¿Por qué no dedicarle un espacio en el comedor, el salón o la cocina?

Otro aspecto a tener en cuenta es la luz.  Una pared de pizarra no deja de ser una pared negra “interactiva”, necesita un espacio con luz, a ser posible natural.

Una vez decidido el dónde, el resto es fácil.  Ya sabemos que la combinación blanco, negro y madera es siempre un acierto:

Una Pared de Pizarra en el Comedor

Imagen: Talopihkala

Pared de Pizarra en Comedor

Imagen: Postris

Pared de Pizarra en Cocina

Imagen: Decoholic

Si finalmente has decidido que sí, que esa pared lateral de tu comedor quedará genial pintada de pizarra y combina perfectamente con tus muebles blancos, ten en cuenta estos detalles:

  • Hablando de pintura de pizarra menos es menos.  Asegúrate de que tienes la cantidad de pintura que necesitas.   Si se te termina en mitad del proceso, será difícil que consigas el mismo tono uniforme en toda la pared.
  • Necesitarás un mínimo de tres capas de pintura para conseguir el efecto pizarra, dejando secar las horas necesarias entre capa y capa.  Traducido: busca un comedor/dormitorio/salón/cocina alternativo durante un día.
  • Esconde las tizas durante un tiempo, he llegado a leer que tendrás que esperar hasta 10 días antes de poder utilizarla. 
  • Compra una Coca cola.  Cuando el borrador o la gamuza no sean suficientes para devolver el color negro a la pared y cuando pasar un trapo húmedo solo sirva para que una vez seca aparezca de nuevo el color gris de la tiza, toma un sorbito y usa el resto para limpiar la pizarra.  Me dicen que es la mejor manera de que recobre su color original.  

¡Nos “vemos” el jueves!

Rakel