Decoramos un Salón de Estilo Nórdico en 5 Pasos

MiP se pone en contacto conmigo:  quiere nordic-ficar su salón.  Tiene algunas ideas muy claras, buen gusto a raudales y entra en esto del estilo nórdico arrasando.  ¡Bienvenida!

A MiP le gustan los colores, que sabe combinar como nadie.  Nada de monocromatismos para ella,  no me la podía imaginar yo entrando en el Mundo Neutros.  Pero lo ha hecho y de qué manera.

Partimos de un bonito salón con paredes pintadas en un color de la gama de los rojos, decorado con muebles que combinan ese mismo tono y el color negro.  A priori, muy alejado del estilo nórdico, ¿verdad? Pues no, la distancia es tan solo de cinco pasos.  Te los cuento. Pasito a pasito, como dice la misma MiP.

Cinco Pasos para Decorar un Salón de Estilo Nórdico

1. Color de las paredes

Tiene espacio y luz suficiente.  Decimos adiós al rojo y damos la bienvenida al gris y blanco.  De primero de Nordic-logía.

2. Muebles

Cambio de sofá: ¿Blanco, gris cálido o gris frío? Descartado el gris cálido que se lleva muy mal con el gris  piedra de la pared situada al frente, la duda está entre el blanco y el gris-gris, entendiéndose por gris-gris el gris frío o piedra.  Crear un salón black and White está muy bien siempre que el tapizado del sofá no sea de tela.  Así que de un plumazo duda resuelta: sofá gris sobre pared blanca. Sobre él, un estante para cuadros con láminas de diferentes medidas y letras en madera.  No te olvides de los cojines y remata el conjunto con una naked lamp o una lámpara con pinza:

Salón de Estilo Nórdico en tonos neutros

Imagen: Littlefew

 3. Comedor

El comedor cuenta con una mesa negra con superficie de cristal.  La duda está en mantener el color o transformarla en blanca.  Cuatro sillas Eames blancas están en camino.  Teniendo en cuenta que la estantería, un sofá y algún otro detalle es negro, yo me quedo con el color original.  Mesa negra y sillas blancas:

Salón de Estilo Nórdico Comedor

Imagen: Casa-Atelier

O si nos ponemos tiquismiquis, mesa blanca y sillas negras:

Pero como soy buena gente te dejo también esta opción de blanco + blanco:

4. Alfombra

Sin duda hay que sustituir la actual de tonos rojos.  Yo apuesto por una alfombra gris de lana sin pelo como las que puedes ver en las imágenes anteriores.  Pero para una persona a la que le gusta el color, quizá resulte excesivamente neutro.  Nuestra casa es nuestro refugio y debe ser nuestro reflejo.  Así que la segunda opción es una alfombra en contraste blanco y negro:

5. Color

El quinto y último paso es precisamente el color,  aunque en este caso no tengo ninguna duda de que va a tener su protagonismo a través de cojines y detalles.  Al igual que con flores y plantas, como marcan las tendencias para este próximo año.

En unos días comienza el cambio de su salón y servidora está ya deseándolo. ¡Cómo gustan las renovaciones y los pintados de pared cuando son en casa ajena, sin manchas, sin lios…! ¿verdad? 😉

Rakel