El perfecto anfitrión en Navidad: Que no cunda el pánico

“Santa Claus tiene la idea correcta.  Vistar a la gente SOLO UNA VEZ AL AÑO” es más o menos la traducción literal de la cita del danés Victor Borge que encabeza este post.  Toda una declaración de intenciones.  La visita de Santa Claus se agradece doblemente:  siempre viene con regalos y no hay que invitarle a comer.  Para el resto, recordemos algunos tips para ser el perfecto anfitrión en Navidad.  Lo dicho, que no panda el cúnico.

Ya no hay vuelta atrás.  En un momento de exaltación del espíritu navideño has decidido celebrar en tu casa la Nochebuena, Navidad, Nochevieja o Año Nuevo.  ¡Qué bonito reunirse todos alrededor de la mesa! ¡Oh, wait!

Antes de hiperventilar recordando las gracietas de tu cuñado cansino las pasadas navidades, prepara un plan de ataque.   Si vas a hacerlo, hazlo bien.  Organiza hasta el último detalle ahora que tienes tiempo.  Podrás incluso planificar dónde sentar a tu cuñado, que será lo más alejado posible de ti.  Y ese es sólo uno de los beneficios de una buena organización pre-navideña.

El Perfecto Anfitrión en Navidad

Lo primero de todo, hazte con papel y boli y empieza a realizar listas.

Invitados

Dependiendo del número no te hará falta elaborar una lista pero sí conocer sus gustos y no-gustos y por supuesto alergias.   Ten en mente también que los niños y las personas mayores pueden tener unas necesidades especiales.

En todos los grupos suele haber filias y fobias.  Tenlo en cuenta y adelántate al posible caos preparando un pequeño seating plan para tu uso personal.  Reserva los sitios más cómodos para las personas mayores y piensa en los más adecuados para los niños.  Antes de elegir el tuyo al lado de la chimenea, recuerda también que te va a tocar levantarte y sentarte varias veces.

Poner unos cartelitos con el nombre de cada invitado en lo que será su sitio en la mesa es una forma muy diplomática decirles dónde se tienen que sentar. Además te quedarán unas fotos monísimas, oyes.

El menú

Piensa con tiempo el menú que vas a preparar teniendo en cuenta como te decía antes las necesidades y gustos de tus invitados.  No a todo el mundo le gusta el sushi que tú adoras ni debes llenar la mesa sólo de ibéricos si uno de tus invitados es vegano.  Por ejemplo.

Y aquí llegan las 2 listas más importantes que tendrás que hacer.  Por supuesto, una de ellas es la de la compra de todos y cada uno de los ingredientes que vas a necesitar para tu menú.  Esto incluye las bebidas, con las que siempre se corre el riesgo de quedarse cort@. Especialmente en Navidad.

La mesa

Y la segunda, tan importante como la primera es la de los platos, fuentes, ensaladeras, tablas, vasos, copas, tazas, cubiertos, servilletas, etc. etc. que vas a necesitar.  Piensa dónde y cómo vas a presentar cada plato y lo que se necesitará para servirlo y comerlo.  Por ejemplo:  Queso/tabla de madera/plato de entrantes/tenedor. ¡Y eso solo para el queso!  Haz una lista y asegúrate de tener todo lo necesario.  Ya sabes que puedes mezclar diferentes platos y cristalería, tratando siempre de mantener una coherencia en la mesa.  Es lo que se llama hacer de una necesidad, una tendencia.

Este mismo mix and match te va a servir para las sillas, de las que a estas alturas ya te habrás asegurado de tener suficientes.  Y por supuesto, suficiente tamaño de mesa también.

Hace unos días te dejé unas ideas de mesas navideñas.  Si buscas algo más sencillo ahora que empiezas a arrepentirte del momento en que decidiste celebrar la Navidad en casa, piensa simplemente en ramas verdes y velas junto con algún detalle propio de estas fechas. Nunca falla.

Espacios

Lo ideal es tener un espacio separado para los postres, cafés y alcoholes varios licores.  Si no es posible, trata de colocar en una mesa aparte los postres y licores.   Ordenaditos y monos, ya sabes.

Dependiendo del espacio de que dispongas, estaría genial si pudieras preparar una mesa con bebidas para recibir a tus invitados mientras llega el momento de sentarse a la mesa.  Para tenerles entretenidos, más que nada.

Por supuesto, no olvides tener una habitación preparada para bolsos, abrigos y paraguas.  En el baño recuerda colocar toallas suficientes.  Si además lo decoras con un detalle navideño estarás a un paso de convertirte en el/la perfect@ anfitrión/a.

Para nota

Los entrantes no deben estar en la mesa antes de que tus invitados estén ya cómodamente sentados.  ¡Se siente!

Confiesa ¿te gusta celebrar la Navidad en tu casa aunque lo disimules? O ¿Disimulas pero no te gusta nada celebrar la Navidad en tu casa?  Guardaremos el secreto 😉

¡Feliz fin de semana!