Solo necesitas una pared y unas cortinas

Cortinas puertas

Imagen Indulgy

“Para crear un vestidor tan solo necesitas una pared y unas cortinas”, así de fácil nos lo pone el decorador Carl Braganza en su propuesta para Ikea, y no le falta razón.

Yo que hace tiempo decidí quitar las cortinas de todas las ventanas de mi casa y que siempre que es posible animo a hacer lo mismo, vengo ahora a proponerte un nuevo uso para ellas.

Armarios con cortinas

Un armario tras una cortina resulta una solución low cost y muy versátil.  Las zonas de almacenaje abiertas en ocasiones pueden dar sensación de desorden:  no nos engañemos, no hay interior de armario real que resista una foto pinterest por ordenado que esté.  Prendas de diferentes colores, bolsos y zapatos crean un conjunto muy poco estético.

Una cortina que te permita devolver a tu dormitorio el orden en un abrir y cerrar de tela es probablemente una de las ideas más sencillas y económicas y sin embargo poco utilizadas.  ¿Por qué?

Cortinas armarios 2

Imagen Curbly

A la hora de elegirlas los expertos (y el sentido común) nos recomiendan el color blanco que en algunos casos podemos sustituir por colores neutros, especialmente en ambientes rústicos o boho.

Es muy importante también que elijas con cuidado el tejido, que debe tener el suficiente grosor para evitar que se vea el interior.

Cortinas armarios 3

Imagen Husohem

Cortinas puertas dormitorio

Imagen Myscandinavianhome

Y si hasta ahora te hablaba de cortinas planteadas como puertas de vestidores, armarios roperos e incluso de dormitorios, no podemos olvidar la opción algo más frecuente especialmente en segundas viviendas: los armarios de cocina.

En este caso, las superficies son más pequeñas, lo que te va a permitir jugar con los estampados: lisos y neutros o de colores vivos, ¡tú eliges!

¡Nos vemos el lunes!

Con este post estoy participando en la fiesta de enlaces #diariodeco

Rakel