alfombras

Vistiendo de otoño mi dormitorio

alfombras sukhi

Este último mes he dedicado varios posts a hablar del cambio de decoración con la llegada del otoño.  Incluso me atreví a enseñarte el antes y después de mi “habitación del gato”.  Un paso muy importante si tienes en cuenta que tanto mi gato como yo somos esencialmente tímidos.

Pero todo tiene una razón de ser.  Lo que he intentado de este modo es mostrar que con pequeños toques aquí y allí, se pueden conseguir cambios importantes en tu casa.  Con algo que hoy en día es, si me lo permites, casi un plus: las habitaciones reales.

Así que con esa misma intención me atrevo hoy a enseñarte los primeros cambios que he hecho en la decoración de mi dormitorio.  Faltan más que tengo en mente, pero esto va como la cansina canción: despacito.

SEGUIR LEYENDO

Trucos de decoración: La alfombra del salón

Alfombra del salón

Imagen – Alfombra del salón

Para todo existe una regla, o eso parece.  En el caso del tamaño perfecto para las alfombras del salón, te diría que existen incluso dos.  ¡Estamos que lo tiramos!

Esta regla ha decidido ponernos las cosas fáciles.  En el mundo alfombra el tamaño no importa. Siempre habrá una solución.  Excepto para las muy pequeñas.  Me refiero a las alfombras.

Aunque estás en tu derecho de romper las reglas cuando quieras, una alfombra demasiado pequeña dará la sensación de que es un añadido de última hora.  Colocando una alfombra demasiado pequeña conseguirás un resultado inmediato:  empobrecer tu decoración.

El tamaño perfecto

Pero ¿cuál sería entonces el tamaño perfecto?  ¿Cómo sabes si la alfombra del salón es demasiado pequeña?

Muy fácil.  Si dispones de un salón amplio elige una alfombra lo suficientemente grande para que las 4 patas de tus muebles permanezcan dentro de superficie.  Pero ten en cuenta además que debe quedar un espacio de entre 30 y 45 cm de suelo libre alrededor de la alfombra.

Sin embargo si tu salón no es demasiado espacioso, la alfombra también debería ser de menor tamaño.  En este caso, al menos dos de las patas de tus muebles deben permanecer dentro de ella.

Por descarte entonces, una alfombra demasiado pequeña será aquella en la que ninguna de las patas de tus muebles llegue a pisarla.

¿Sencillo, verdad?

¡Feliz fin de semana! ¡Nos vemos el lunes!

 

 

 

Sígueme en Feedly

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR