Productos Sanos, somos Healthy (parte I)

Si hay un tema del que puedes encontrar millones y millones de páginas repletas con información, sin duda alguna ése es el tema de las dietas y la vida sana.

Y aunque os parezca raro, hoy he decidido aparcar un momentín el tema nórdico (pero sólo un momentín, eh…) y hablaros de alimentación a mi manera. Bueno, de alimentación suena muy fuerte, lo que os traigo es una selección de “productos sanos” que circulan por la red, que son bastante populares y que nos pueden ayudar con nuestra dieta (la que sea: lowcarb, lowfat, Dukan, Atkins, la de la alcachofa, etc, etc…), con nuestros menús diarios o con la operación bikini (la mía en concreto es la operación “entrar en los vaqueros del año pasado”…). O simplemente por gusto, que no a todo el mundo le preocupan estas cosas. De hecho yo las he probado todas, pero unas por dieta y otras por curiosidad.

Y como no quiero ser muy pesada, dividiremos el post en dos, ¿os parece?

Sólo un apunte antes de empezar: todo lo que aquí expongo es información que he leído, ni soy médico, ni nutricionista ni nada que suponga ir en bata blanca (porque la de estar por casa no cuenta, ¿no?), junto con mis opiniones y gustos.

Pues al tema. Buscando, leyendo y probando he encontrado varios productos sanos (healthysaludables, que no engordan, como quieras tú llamarlos) que tienen legiones de fans por la red:

  •  Aceite de coco

El aceite de coco es un aceite vegetal que contiene ácido láurico y ácido caprílico, que son ácidos grasos saludables. Estas grasas saturadas del aceite de coco son de cadena media, lo que significa que son digeridas rápidamente y el cuerpo las utiliza como energía, por lo que no se almacenan en nuestro cuerpo (nada de quedarse en los michelines…). Además aumentan la quema de calorías, por lo que el aceite de coco nos ayuda a perder peso, ya que sus “grasas buenas” nos ayudan a quemar nuestras “grasas malas” (mis grasas malas no quieren irse de mi cintura, así que no son malas, son malísimas…).

Aceite de Coco Ecológico producto saludable . Productos Sanos

Imagen vía: tutiendasana

Otra ventaja de este aceite es que lo puedes usar a altas temperaturas, porque soporta muy bien el calor sin que se alteren sus propiedades, como pasa con otros aceites. Eso sí, el bueno es el bio, el orgánico, no cualquier aceite de coco, tenlo en cuenta a la hora de elegir.

Yo lo uso en recetas dulces, en algún frito o incluso a veces me pongo una cucharada en el café de la mañana, le da un toque dulce y me quita el hambre hasta la próxima comida. Pruébalo y me cuentas.

Ah! Y lo puedes encontrar en tiendas de alimentación orgánica por internet, herbolarios y en El Corte Inglés (y como digo siempre, no me llevo comisión…)

  • Salvado de avena

¿A que has oído hablar de las famosas tortitas de avena para desayunar? A mí me han llamado mucho la atención siempre (esos americanos comiendo tortitas con sirope, mmm… ¿Apetecible, verdad?).

Hoy en día encontramos por internet gran cantidad de recetas de tortitas como éstas.

Básicamente están hechas con claras de huevo, salvado de avena y edulcorante, aunque hay infinitas combinaciones. ¿Y por qué el salvado? Pues te cuento.

Salvado de Avena, Productos Sanos

Imagen vía: Nutrición Ferato

El salvado de avena es lo que queda al refinar el grano de avena entero. Sus principales beneficios son que, dado su alto contenido en fibra, nos ayuda a regular el tránsito intestinal y nos ayuda a sentirnos llenos (la fibra absorbe gran cantidad de líquido y aumenta su volumen en el estómago y por eso nos sentimos saciados y no picamos entre horas, por ejemplo). Además nos ayuda a mantener los niveles de azúcar en sangre bajos, porque ralentiza la asimilación de azúcar y grasas. Así que nos resulta de gran ayuda si estamos tratando de perder peso.

También os cuento que el salvado de avena es alto en proteínas, vitamina B y minerales, buenos para la salud en general.

Así que si como yo eres de desayunos dulces, saca la sartén y hazte tortitas para desayunar, aunque si no te van las tortitas, puedes probar con bizcochos, pan o simplemente añadirlo a un yogur o a una ensalada.

Lo podrás comprar en muchos sitios, tanto on line como en tienda física, en herbolarios y hasta en la mayoría de hipermercados.

  • Barritas de proteína Quest Nutrition 

Desde hace ya bastante tiempo las barritas de proteína han dejado de ser un producto exclusivo de hombres y mujeres musculados que van al gym. Las personas que están a dieta o simplemente quieren cuidar su ingesta de calorías están al corriente de la existencia de estas barritas.

Hay una gran variedad de marcas, sabores, tipos, etc, de barritas, pero sin duda, si echas un ojo al mundo fitness, verás que las barritas que más destacan son las de la marca Quest Nutrition. Les puedes seguir en facebook desde aquí.

Estas barritas son bajas en hidratos de carbono y grasas saturadas, altas en fibra y en proteína. Para fabricarlas utilizan diferentes edulcorantes como Stevia, Eritriol o Sucralosa. Y además tienen una gran cantidad de sabores (brownie, tarta de manzana, chocolate blanco y frambuesa, mantequilla de cacahuete, canela, tarta de fresa, crema de limón, etc) aspecto por el que destacan sobre el resto de barritas de este estilo.

 

Barritas Quest Nutrition. Productos Sanos

Imagen vía: dealseekingmom

Como ves, son un snack que bien nos puede ayudar en un momento de ansia por algo dulce, por si nos entra hambre y no tenemos productos sanos a mano o simplemente porque nos apetece y punto. Tanto si estás a dieta como si no, de un apuro te salvan.

Y como curiosidad, te cuento que mucha gente las toma calientes (al horno o microondas) y ya hay montones de recetas con ellas, como por ejemplo estos Creps de Tarta de Limón.

Particularmente te puedo decir que he probado varios sabores y de momento el que más me gusta es el de cookies and cream, aunque las de chocolate tampoco están nada mal.

Si quieres comprarlas, de momento lo más asequible es hacer un pedido a iHerb pinchando aquí, ese gran herbolario americano tan de moda últimamente.

¿Qué te parecen estos productos sanos? ¿Los habías probado? ¿Los conocías? ¿Te gustan o te parecen un invento del diablo? En breve os traigo la segunda parte, así que ¡no olvidéis pasaros por el blog!