Antes y después de un salón de estilo nórdico

salón de estilo nórdico

No me canso de decirlo. Me encantan los “antes y después”. Especialmente esos que no requieren grandes obras ni demasiados gastos. Me gusta descubrir cómo un cambio en la disposición de los muebles, el color de las paredes y la buena elección de detalles consigue crear espacios totalmente diferentes.

El “antes y después” de hoy trata del cambio del salón de Elisabetta Rizzato, del blog Italianbark y estoy segura de que te va a encantar.

Antes y después de un salón con estilo nórdico

Si te parece, vamos a ver primero la decoración del salón antes del gran cambio. El “Antes”:

antes y después de un salón de estilo nórdico

En esta ocasión me gustaría que te fijaras muy bien en él. Verás que tiene una mesa de comedor blanca, sillas diferentes pero combinadas, un sofá blanco, galerías de arte y láminas en las paredes, paredes con ladrillo visto, una cocina en tonos oscuros…en definitiva, todas esas ideas que suelo repetir como la forma más sencilla y rápida de darle a tu casa una inspiración nórdica.

Y sin embargo, el resultado no es el esperado. Resulta oscuro y sobrecargado. No transmite personalidad, ni resulta acogedor.

Esto mismo sucede con muchas de las “Consultas deco” que suelo recibir. Aparentemente todo está bien… pero algo falla. Seguramente, si miras bien las fotografías, no hace falta que te diga cuáles son los detalles que están haciendo que este salón no logre conseguir un aspecto acogedor. Tú mism@ te vas a dar cuenta.

antes y después de un salón de estilo nórdico

El detalle más llamativo es, por supuesto, el color de la pared. Un tono rojo en una pared es una buena elección. Pero debes tener muy claro cuál es el efecto que quieres conseguir. Y decorar el resto de la estancia en consecuencia. Tampoco ayuda nada ese suelo de baldosas. Ni por supuesto el exceso de detalles de decoración, que ni consiguen un estilo ecléctico, ni nórdico, ni industrial…

El cambio

El primer gran cambio tiene que ver con la luz y la sensación de amplitud y claridad. Esto se ha conseguido eligiendo colores claros, blancos, madera natural y algunos toques negros. Y por supuesto plantas.

Esto se ha traducido en un cambio en el color de las paredes y en el suelo. También en los muebles y en su ubicación, buscando crear mayor espacio. Respecto a los detalles de decoración, la clave está en mantenerse en una gama de colores. Y desechar todo aquello que no aporta. Sazonar con un poco de buen gusto, y el resultado final es este:

salón de estilo nórdico antes y después

antes y después salón de estilo nórdico

Todas las imágenes pertenen a Italianbark

¿Qué te parece? Bonito, ¿verdad?

Quiero recordarte que puedes recibir las 3 actualizaciones semanales del blog así como a contenido exclusivo suscribiéndote a la newsletter 

¡Feliz semana!

Deja tu comentario

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Centro de preferencias de privacidad

¿Quieres cerrar tu cuenta?

Se cerrará tu cuenta y todos los datos se borrarán de manera permanente y no se podrán recuperar ¿Estás seguro?

¿Estás seguro?

Al no aceptar ya no tendrás acceso a nuestro sitio y se te desconectará.