Flexos en la Cocina ¿Sí o No?

Iluminación de ambiente o directa, estos brazos articulados con cierto aire a espécimen extraterrestre se han colado en nuestras cocinas.  Pros y contras; Sí o no.

Creo que fue allá por el 2013 cuando empecé a ver los primeros flexos asomando de paredes de cocinas aunque no ha sido hasta ahora, casi tres años después, cuando esta idea está calando con más fuerza como opción futurible en la mía.

Pero, ojo, hay que tener cuidado con estas cosas.  Las lámparas articuladas, los flexos de toda la vida, nos están invadiendo poco a poco y sin que nos demos cuenta.  Entraron sin hacer ruido y tomaron posesión de las mesas de trabajo.  Con el tiempo se fueron ganando nuestra confianza y les hicimos un hueco en la mesita de noche.  Ahora se han hecho fuertes y no hay espacio ni tendencia que se les resista.  Hasta he escuchado por ahí que ya se está escribiendo el guión de Star Lamp: El Flexo Contraataca.  Ahí lo dejo.

La idea de flexos en la cocina tiene para mi varios puntos a su favor y solo uno en su contra:

Flexos en la Cocina

  • ¿Sí?: Estéticamente me encanta la idea de uno o varios flexos rompiendo las líneas más bien planas de la mayor parte de las cocinas.  Además tienen una función práctica y necesaria en muchos casos, iluminar de forma directa las superficies de trabajo.  Son perfectos también como luz indirecta de ambiente y además son versátiles, precisamente gracias a su razón de ser: articularse en diferentes posiciones.
  • ¿No?: En las cocinas se cocina, valga la redundancia.  Con sus humos y sus grasillas al viento.  La idea de emplear doble tiempo en limpiar cada ángulo, tornillo o tulipa, por no hablar de muelles me da qué pensar.  Llámame práctica.

 

Flexos en la Cocina blanca y negra

Myparadissi

 

Imagen Flexos en la Cocina Negros

Lightwork

El caso es que entre otros muchos asuntos pendientes que tengo en casa y que un día de estos te contaré, añadir iluminación extra en la cocina empieza ya a ser más que necesario, urgente.  Pensando y buscando puede ser que haya dado con una solución a medio camino entre la estética, (no es tan novedoso) y la práctica, (no es tan engorroso):

Tengo que probar la opción de la lámpara pinza, tal vez no la mejor solución para una cocina amplia, pero perfecta para mini-cocinas como la mía.  Y sobre todo, muy práctica.

Si has dejado que los flexos invadan todos los espacios de tu casa, cocina incluida, me encantaría que me contaras tu experiencia.  Si no lo has hecho aún, también me gustaría saber tu opinión. Flexos en la cocina, ¿sí o no? ¿Con qué te quedas?

 ¡Feliz semana!

Rakel Heppe

 

1 comentario

  1. Alicia Pineda
    22 febrero, 2016

    Pues a mí siguen sin convencerme los flexos de pared, la verdad, y en este caso para la cocina aún menos. Quizás para el dormitorio o una zona de lectura, si. Pero en realidad me gustan más en su forma tradicional para mesa de estudio o al pie de un sillón. Besos!

    Responder

Deja tu comentario

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies