Cómo NO decorar tu mesa navideña

Mesa Navideña

Imagen

Ahora que much@s ya hemos empezado a vestir la casa de Navidad, (aquí podéis ver un poquito de la mía), toca ir pensando pasito a pasito, suave suavecito, en la decoración de la mesa navideña.  Porque si hay algo que nunca falla en Navidad son las reuniones alrededor de la mesa.  Y esos nervios de qué voy a poner (para comer) que surgen todos los años.  Y ahora, para complicar un poco más la cosa, cómo voy a vestir la mesa. Además de con comida, claro.

Fíjate que este año no he encontrado propuestas demasiado novedosas en lo que se refiere a decoración de mesas.  Más bien un poco actualizar lo ya visto en otras ocasiones.  Así que de momento, más que hablarte de tendencias voy a hacerlo de ideas.  De lo que no debes hacer al decorar tu mesa navideña.  Nunca está de más recordarlo.

Mesa navideña : No lo hagas

La mesa navideña, lo mismo que la decoración de Navidad, se tiene que adaptar a la decoración de tu salón o comedor.  Al revés es imposible.  Y aunque parece que la idea se cae de puro lógica, no lo es tanto.   Me pongo de ejemplo a mí misma.  Me encanta la decoración navideña muy minimalista…peeero no es nada adecuada para la decoración de mi casa.  Así que hasta que pueda cambiar de casa, me conformaré con cambiar de decoración navideña.  Estoy segura de que has visto algunos ejemplos de lo que te digo.

Esa es la primera idea a tener en cuenta.  Tu mesa navideña debiera adaptarse al resto de la decoración de navidad de tu casa.  Si predominan los dorados, úsalos en tu mesa.  O los motivos naturales.  O el color rojo.  O los elementos vintage.   Una decoración rústica con una mesa glam es una idea regularcita, por decirlo finalmente.

Y si tu decoración de Navidad debe adaptarse a la de tu casa, tu mesa navideña debe adaptarse a ti y a quienes se sientan alrededor.  Y a la comida, que a veces se olvida lo más obvio.  No hay nada que moleste más que una mesa tan profusamente decorada o con tanto remilgo en la que sea imposible comer con comodidad.

Y otra cosa más.  No quisiera yo hablar mal de decoraciones ajenas, pero nunca hagas esto en tu mesa.  Y con “esto” me refiero a poner un centro de mesa navideña tan alto que impida a los que están sentados en un extremo hablar con los del otro.  El muro de Berlín ya cayó, afortunadamente.

Mucho mejor un camino de mesa natural.  Sencillísimo de hacer y aunque poco novedoso, sigue dando unos resultados fantásticos:

Termino con otro de los grandes NO:  la decoración viejuna.  Veamos, la decoración viejuna es muy entrañable…en todo aquel que no tenga acceso a las redes sociales.  Y no es tu caso.  Así que por favor, no hagas nunca esto.

Ni esto:

Ni siquiera esto:

Si tienes dudas, apuesta siempre por algo sencillo:

Aunque soy un poco Grinch y creo que en mayor o menor medida todos llevamos uno dentro, que me encanta la decoración navideña es un hecho.  Y las mesas de Navidad bien pensadas.  Así que, como es lo que toca, y como lo que toca me gusta mucho, hablaremos más de esto en el blog.  ¡Espero que a ti también te guste!

Como siempre, aprovecho para recordarte que si quieres recibir las tres actualizaciones semanales del blog así como contenido exclusivo, solo tienes que suscribirte a la newsletter.

¡Feliz día!

 

Deja tu comentario

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Centro de preferencias de privacidad

¿Quieres cerrar tu cuenta?

Se cerrará tu cuenta y todos los datos se borrarán de manera permanente y no se podrán recuperar ¿Estás seguro?

¿Estás seguro?

Al no aceptar ya no tendrás acceso a nuestro sitio y se te desconectará.