Pesadilla en Navidad: Síes y Noes

Pesadilla en Navidad

Imagen

Es viernes, víspera de fin de semana, es un buen día para sacar mi lado más Grinch, que también lo tengo.  Y es que la Navidad es seguramente la época del año en la que todos usamos más adornos por minuto.  Y no siempre con los resultados deseados.

Así que el de hoy es uno de esos posts de Pesadilla en Navidad.  De “¿Por qué haces eso?”.  De buenas intenciones y regulares resultados.  Que oye, también vienen bien de vez en cuando.  Y ojo, que no he traído los más extremos, que sería lo fácil.

Como digo siempre, que nadie se lo tome mal.  Que lo importante es hacer lo que a cada uno nos gusta y todos los gustos son respetables.

Pesadilla en Navidad

Empecemos por lo que ya #noselleva.  Ya sabemos que las señoras Tendencias son como son.  Y lo que un año es bonito, al siguiente ya no lo es.  Y si han pasado varios años desde la última vez que algo estuvo de moda, el resultado puede no ser el más deseado.  Para muestra un botón:

Pesadilla en Navidad

Los recipientes de cristal con bolas y guirnadas de bolitas no son lo más actual del mundo.  Mejor evitarlos.  En su lugar, y hablando de envases de cristal, mejor algo así:

Otro adorno que es ya demasiado siglo XX es el de las copas boca abajo.  Respetable para madres/padres o abuelas/os con poco acceso a redes sociales, pero definitivamente un NO si lo que buscas son ideas actuales.

Vayamos un momento a la mesa. Una de las grandes protagonistas de estas fechas.  Siempre diré que sea cual sea la fecha del año, merece la pena decorar una mesa bonita.  Pero hay veces que la intención no es suficiente y nos encontramos con cosas así:

Que no sé yo muy bien si es que esa mesa no se utiliza y se trata solo de un “adorno”…o si se utiliza, cómo hacen los comensales para precisamente eso.  Comer.

O buenas ideas que se quedan en intentos.  Una especie de cuando lo pides a esa web que tod@s conocemos y cuando lo recibes:

Y no me aparto de la mesa para recordar un clásico de Comida Viejuna de El Comidista.  Entrañable en algunas circunstancias.  Pesadilla en Navidad en otras.

Si quieres demostrar tus dotes culinarias en la mesa, mejor en algo más sutil.  ¿Qué tal unas galletas?

Termino con una última decoración navideña de mesa.  Y déjame que te diga una cosa, no solo menos es más, sino que cuánto más sutil mejor.  Me explico.  Una mesa de Navidad así quizá esté muy bien si la mayoría de los comensales son niños.  A partir de los 11 años (tal vez menos), la cosa queda regulera:

Si te gustan la Navidad con adornos que no dejen lugar a dudas, mejor algo así en la mesa:

Para despedirme diré una vez más que ninguna decoración navideña ha resultado herida en este post.  Que cada cual tiene sus gustos y todos son respetables.  Pero que también hay que echarle un poco de ironía a la vida, ¿no te parece?

¡Feliz fin de semana!

Si quieres recibir las 3 actualizaciones semanales del post y el próximo contenido exclusivo, no dejes de suscribirte a la newsletter.

 

Deja tu comentario

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies